Biotecnología 4.0

El desarrollo de nuevas tecnologías siempre abre paso a revoluciones para las que muchas veces no nos anticipamos pero que nos hacen evolucionar nuestras actividades para obtener un beneficio mayor o nuevas oportunidades. 

Las revoluciones industriales han cambiado nuestra economía desde la invención de las maquinas a vapor, las cuales permitieron hacer cadenas más eficientes de producción en masa hasta la implementación de sistemas electrónicos que ayudaron a reducir el tamaño de dichas maquinarias y empezaron los primeros pasos hacia la automatización. 

El término de Industria 4.0 fue acuñado hace varios años para conceptualizar la implementación de diversas tecnologías digitales hacia los medios de producción, de un ambiente cibernético a un contexto físico. Dichas tecnologías que se engloban son: Ciberseguridad, Big Data, Manufactura aditiva, Simulaciones, Computación en la nube, Internet de las cosas, Realidad aumentada, Automatización e Integración de sistemas. Diversos autores le dieron este nombre al considerarla la cuarta revolución industrial.

A finales del siglo pasado, la biotecnología también sufrió una revolución similar. Las nuevas tecnologías en esta rama empezaron a hacer uso de los conocimientos de la biología molecular y la nanotecnología. Sin embargo, los métodos de producción de organismos y biomoléculas de interés poco han cambiado en este tiempo. La complejidad de los sistemas biológicos ha dificultado la aparición de nuevos métodos de manufactura en esta industria.

En años recientes, un nuevo término ha tomado relevancia para la industria biotecnológica: la biología sintética. Esta disciplina surge de la relevancia de los sistemas biológicos como «fábricas» de productos o cualidades de interés que pueden resultar costosas de obtener a través de medios de manufactura tradicionales. Apoyados en diversas disciplinas de ingeniería, la biología sintética permite diseñar o rediseñar estos sistemas  a través de herramientas tecnológicas de precisión cómo lo es el uso de Big Data, Machine Learning, entre otras. Esto ha facilitado el trabajo de investigación y desarrollo en la industria. Mientras que la automatización, la manufactura aditiva y las simulaciones han permitido encontrar las condiciones de producción más idóneas para obtener un mayor rendimiento o menores costos. 

Aunque parezca que la aplicación de estas tecnologías en la industria están más cerca de la ciencia ficción que de alguna aplicación en la industria. La realidad es que en los últimos años han surgido compañías basadas en la intersección de industria 4.0 y biotecnología. Empresas como Gingko Bioworks, que recientemente salió a bolsa, hacen uso de distintas plataformas basadas en automatización avanzada, desarrollo de software y análisis de datos para realizar ingeniería biológica.  Otro caso es el de Strateos, la cual ofrece servicios de investigación biológica y ensayos a través de la nube. Entre los servicios que ofrece esta plataforma se encuentran: Ensayos de biomarcadores, ensayos celulares, análisis bioquímicos, entre otros. Todos estos servicios se realizan mediante laboratorios completamente automatizados, lo que reduce considerablemente la aparición de errores en los desarrollos experimentales.

Estas empresas son sólo una muestra de las tendencias globales que ocurren en la industria biotecnológica, en donde cada vez son más importantes las tecnologías 4.0 para mantener la competitividad.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.